Salvador Busquets: «La pobreza infantil nos lleva a un lugar sin salida»

El director de Cáritas Barcelona y Lucía Caram responden a la pregunta del 'Lunes de los Derechos Humanos': como detenemos el auge de la pobreza infantil?

«La pobreza infantil nos lleva a un lugar sin salida«. Con premisas directas como esta de Salvador Busquets y con demandas claras de Sor Lucía Caram como: «no vale decir, la responsabilidad sólo es del gobierno, todos somos corresponsables». De esta manera se trató el tema de la pobreza infantil, sobre el que se centró el encuentro de febrero de «Els Dilluns dels Drets Humans» organizados por las entidades Cristianismo y Justicia, Manos Unidas y Justicia y Paz.

Unas reuniones abiertas a todos, para abordar temas donde los derechos y la dignidad se ponen en juego. En esta última mesa redonda, los dos invitados expusieron con datos y desde su experiencia esta pobreza que, tal como coincidieron ambos ponentes, «toma rostro de niño y rostro de familia pobre«.

Pobreza hereditaria

«La pobreza infantil es la pobreza de las familias, cuando el padre no tiene trabajo, cuando viven en unas viviendas que no reúnen las condiciones…«, explicaba el director de Cáritas de Barcelona. Busquets advertía como la crisis del 2008, después de provocar la pérdida de cuatro millones doscientos mil puestos de trabajo había incrementado el auge de la pobreza infantil por la precariedad de los padres.

Tanto Busquets como Caram, desde su experiencia, describieron este círculo de pobreza que impide una infancia digna. Como decía la hermana dominica, «una pobreza hereditaria que el niño hereda de los padres, por la que sus primeros años de vida no tendrá oportunidades y sus capacidades quedarán limitadas«. Una situación que conlleva que el niño «no tendrá infancia feliz» y quedará con un «futuro hipotecado«.

Actuación de «corresponsabilidad»

En la línea de garantizar un futuro social a todos los niños y niñas y, chicos y chicas, se respondió a la pregunta que se planteaba en Els Dilluns dels Drets Humans sobre «¿Cómo frenamos el auge de la pobreza infantil?«. Tanto Salvador Busquets y Lucía Caram respondieron pidiendo más por parte de la administración y de las entidades. «Quién puede hacer más es la administración y las entidades» – dijo Busquets, que apostó por «estabilizar la situación de las familias garantizando unos ingresos mínimos y una vivienda«. También implicó las entidades sociales como Cáritas. «Tenemos que hacer un esfuerzo para acompañar escuchar y ayudarlas a ver itinerarios para salir de esta situación«, añadió.

Sin alejarse demasiado de Busquets, Caram exigió «corresponsabilidad» por parte de todos, administración, entidades sociales, y ciudadanos. «Tenemos que ser capaces de explicar los unos a los otros lo que está pasando para crear un movimiento de solidaridad, compromiso por la justicia de forma que transformamos esta situación que estamos viviendo«, pidió.

Deber público y privado

El público también participó. Algunos del sector social -como miembros de la Fundación Pere Tarrés o el presidente de Manos Unidas, Joan Martí- aportaron sus experiencias. También, el director de Afers Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell, intervino agradeciendo la labor de las dominicas y de Cáritas, y pidiendo más por el trabajo en equipo desde entidades públicas y privadas. Un trabajo que pide corresponsabilidad de todos como ciudadanos y, como dijo Caram, «para detener esta problemática que afecta el futuro de todos«.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...