Quién es la Vieja Cuaresma?

La imagen popular del tiempo cuaresmal toma varias interpretaciones por aquellos que lo observan a partir de las diversas singularidades que la caracterizan

La Vieja Cuaresma es la representación gráfica del tiempo cuaresmal, que va de miércoles de ceniza hasta Pascua. El periodo penitencial, dentro de la liturgia católica se caracteriza por los ayunos y las abstinencias, por el que popularmente se conoce como hacer magro. Todo ello es una preparación ascètica para la Pascua.

Así, no es extraño que este intervalo de tiempo donde la reflexión, el arrepentimiento, y el examen de conciencia toman protagonismo se represente iconográficamente por una vieja xaruga, con cierto aire desagradable y cara de pocos amigos. Las singularidades que definen el personaje son que tiene siete piernas y lleva un bacalao en la mano y un cesto de verduras que, normalmente, consta de acelgas.

La vieja, una imagen popular muy representada, tiene una función de calendario, que por medio de las piernas nos lleva a la Semana Santa. La ritualització y uso de la vieja Cuaresma tiene variantes locales, pero todas tienen sacados en común. Cada semana se le arranca o corta una pierna y al llegar al final se quema la vieja junto con el carnaval, simbolizando el fin de este periodo y el inicio de la semana Santa

Simbología de la vieja Cuaresma

Es interesando el análisis de la iconografía de este personaje por todo el que representa y el hecho que, como en las imágenes del santoral, sus atributos no son casuales y pretenden transmitir un conocimiento o mensaje concreto a quien lo observa. Por un lado, las piernas de la Vieja funcionan como calendario, informando del momento concreto en que nos encontramos. Por otro lado, el bacalao y las verduras nos recuerdan que nos encontramos en época de ayuno y abstinencia de carne. Y todo ello conjugado por la representación de una vieja que acabará destruida por el fuego. En la lectura simbólica la vieja podría representar el final del invierno que sucumbe a la llegada de la primavera y el tiempo pasqual de resurrección. Por lo tanto, la Vieja Cuaresma estaría en sintonía con las representaciones invernales.

Conocemos representaciones de la Vieja Cuaresma realizada por grabadores que con varias técnicas como la xilografía, o más tarde la litografía o la calcografía, encontraron en el tema costumbrista cuaresmal un motivo para exhibir su maestría en las diversas artes gráficas. Pero, también, tenía que muy sencillas y humildes que se limitaban a ser una silueta recortada de papel de diario. Como reclamo de venta, las pescaderías y paradas de pesca salada realizaban un calendario similar al de la Vieja con un bacalao seco donde se colgaban siete bacallanets pequeños o siete arengades.

Actualidad

Actualmente, a pesar de que el tiempo de Cuaresma ha perdido intensidad debido a la laïcització de la sociedad, la Vieja Cuaresma continúa vigente y adopta nuevas formas de representación y de celebración, como puede ser, entre otros, el caso de se Abuela Corema en Mahón, o lo Sierra la Vieja de Ullastrell. En las dos poblaciones mencionadas una giganta es la Vieja Cuaresma, una evolución que es garante de la supervivencia del personaje. Algunas escuelas también han adoptado este personaje entre el Carnaval y las vacaciones de Semana Santa para trabajar varios aspectos del currículums escolares.

Fuente: Amadeu Carbó

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...