Papa Francisco: «La misericordia es la vía que une a Dios y al hombre»

¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón

«Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre», con estas palabras el Santo Padre comienza la bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia que se iniciará el próximo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, y terminará el 20 de noviembre del año próximo, solemnidad litúrgica de Jesucristo Rey del Universo.

El perdón, camino de esperanza

En el texto se lee que «la misericordia es la viga maestra que sostiene la Iglesia. Todo en su campo de acción pastoral debería estar revestido por la ternura con la que se dirige a los creyentes. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo «. A continuación, el Santo Padre afirma que ha llegado el tiempo de que la Iglesia «se encargue del anuncio alegre del perdón», ya que es tiempo de volver a lo más esencial para hacernos cargo de las debilidades y dificultades de nuestros hermanos. Más adelante se dice que «el perdón es aquella fuerza que resucita a una vida nueva e infunde el valor necesario para mirar el futuro con esperanza», que se contrapone con la experiencia del perdón dentro de nuestra sociedad donde parece que incluso la misma palabra se esté evaporando.

Hay que curar heridas

El lema escogido para este año jubilar será «misericordiosos como el Padre». Por eso el obispo de Roma nos anima a realizar la experiencia de abrir el corazón a todos aquellos que viven en las más contradictorias periferias existenciales, especialmente durante este «año de gracia». Siguiendo con esta propuesta, se pide que durante el Jubileo se despierten nuestras conciencias reflexionando «sobre las obras de misericordia corporales y espirituales» para darnos cuenta si somos o no, verdaderos discípulos de Cristo.

Misioneros del perdón

El Pontífice ha anunciado en esta bula que durante el Año Santo tiene la intención de enviar sacerdotes a los que dará la autoridad de perdonar también los pecados que están reservados a la Sede Apostólica. A la vez, pide a los diferentes obispos que inviten y acojan a estos «Misioneros de la Misericordia» para que sean, ante todo, predicadores convincentes de la misericordia. Además, pide a las diócesis que organicen «misiones por el pueblo», para que estos misioneros sean anunciadores de la alegría del perdón.

Misericordia concreta

El papa Francisco afirma que «estamos llamados a vivir de misericordia porque a nosotros, en primer lugar, se nos ha aplicado misericordia». «No hay que olvidar, -continúa el santo Padre-, que la misericordia en la Sagrada Escritura es la palabra clave para indicar el actuar de Dios hacia la humanidad. Él no se limita a afirmar su amor, sinó que lo hace visible y tangible «. Antes de terminar afirma que «la Iglesia está llamada a ser el primer testigo verdadero de misericordia, profesándola y viviéndola como el centro de la Revelación de Cristo».

 

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...