Omella visita los jóvenes del Rosario

El arzobispo de Barcelona se encuentra a los neocatecúmenos para rezar por los misioneros “ad gentes” en Lausanne y Pau

El arzobispo de Barcelona, Mons. Juan José Omella, ha visitado los jóvenes del Rosario del Camino Neocatecumenal en una reunión en la parroquia Santa Joaquina de Vedruna. La visita permitió rezar conjuntamente al Rosario para ayudar a las familías que están de Misión en Lausanne (Suiza) y Pau (Francia). De este modo, el arzobispo pudo conocer la realidad de estos jóvenes.

Asistentes al acto

Acompañando al arzobispo Omella estuvieron el P. José, párroco carmelita, Mn. Juan Muñoz, que presta servicio a las comunidades del Camino Catecumenal i el secretario particular del arzobispo, Mn. Marc Labori.

Un acto donde algunos jóvenes neocatecúmenos explicaron la ayuda del rosario en sus vidas con experiencias personales. Posteriormente, el arzobispo de Barcelona tuvo unas palabras para todos los asistentes.

Palabras de Omella

Comenzó resaltando la gran labor que el grupo del Rosario realiza en encuentros como estos: “Vuestra oración está ayudando a las dos misiones Lausanne y Pau, además de otra gente aunque a veces no veamos el resultado”, destacó.

También animó a que siguieran orando aunque sea durante el trayecto casa-centros educativos: “Os invito a que podáis rezar el Rosario todos los días, llevarlo en la mano, en el bolsillo y si no con los dedos mientras vas en el autobús y pedís por tantas personas y ya veréis como eso tiene un hilo directo con Dios”.

Misión Ad Gentes

La missión “Ad Gentes” es un nuevo tipo de misión que parte del primer modelo apostólico, como la Iglesia primitiva, que es la comunidad cristiana. El instigador del movimiento del Camino Neocatecumenal y de la misión Ad Gente, Kiko Arguello, puso en marcha la nueva forma de evangelizar partiendo de la comunidad, y no del templo, para hacer presente el mandato de Cristo. Estas misiones están en lugares donde no hay presencia propia de la Iglesia; como barrios, pueblos y ciudades o territorios donde no hay templos.

Más de 200 chicas y chicos componen este movimiento, rezando diariamente el Rosario y reuniéndose un domingo al mes para orar en común. 

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...