Omella: «Virgen Inmaculada, cuida y protege de todo mal nuestras familias»

La Catedral de Barcelona celebra la festividad de la Inmaculada Concepción con una Eucaristía presidida por el Arzobispo

El 8 de diciembre la iglesia católica celebra la Inmaculada Concepción. Este dogma afirma que la Virgen María nació del vientre estéril de su madre, Santa Ana, y que por lo tanto fue preservada por Dios del pecado original a la hora de ser concebida.

Misa solemne en la Catedral

En este día, el arzobispo metropolitano de Barcelona, ​​Mons. Joan Josep Omella, ha presidido una misa solemne en la Catedral de Barcelona que ha contado con la participación de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Durante la homilía, Omella felicitó la fiesta con un ramo virtual de tres rosas signos del amor, la gratitud y la petición que se le hace a la Virgen de Jesús: rezar de modo especial para todas las familias. Según explicó el arzobispo en esta última «rosa»: «la familia siempre ha tenido dificultades y problemas para subsistir. La misma Sagrada Escritura no esconde estos problemas. En la genealogía de Jesús se recuerdan familias poco ejemplares y otras que pasan por dificultades e incomprensiones entre hermanos, hijos y padres […] la misma familia de Nazaret no le faltan momentos de sufrimiento […] Esta fiesta de la Inmaculada es una ocasion hermosísima para mirar a la Virgen, a san José y al Niño, de manera que nos empapemos de sus virtudes domésticas».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...