¡No pasemos de largo!

Hemos reflexionado con los matrimonios de los Equipos de Nuestra Señora sobre por dónde tiene que ir nuestro compromiso de familia y de Iglesia

«Se trata de integrar a todo el mundo, hay que ayudar a cada uno a encontrar su propia manera de participar en la comunidad eclesial, con tal de que se sienta objeto de una misericordia inmerecida, incondicional y gratuita. Nadie puede ser condenado por siempre, porque esta no es la lógica del Evangelio.» Nos lo acaba de decir el papa Francisco en su reciente exhortación apostólica Amoris laetitia, y con el ánimo de ampliar la mirada y reavivar nuestra conciencia sobre la importancia del matrimonio y la familia. Con este encabezamiento hemos reflexionado con los matrimonios de los Equipos de Nuestra Señora sobre por dónde tiene que ir nuestro compromiso de familia y de Iglesia.

De entrada sabemos que el compromiso es la respuesta constante a las llamadas que el Señor nos hace, y con la firme voluntad de hacer frente a la indiferencia imperante. Hemos profundizado en la importancia de estar junto a las familias que el papa Francisco califica de «heridas». Lo sabemos por las preferencias que tenía Jesús y que atendía con el máximo cuidado. En este sentido, será bueno refrescar nuestro bautismo, sobre todo para desterrar ciertas inercias y optar por un estilo de vida más austero, más sencillo y comprometido. El papa Francisco nos anima a ser instrumentos de la misericordia de Cristo y de la Iglesia y a abrirnos a trabajar por aquellas personas cuyo matrimonio ha fracasado.

La exhortación que nos regala quiere ayudar a las familias a un reencuentro con ellas mismas, con la comunidad cristiana y con Dios. Centrándonos en el amor, el Papa dice que la espiritualidad del amor familiar está hecha de mil gestos reales y concretos. Por ello, se hace tan necesario decir y volver a decir que «la espiritualidad matrimonial es una espiritualidad del vínculo habitado por el amor de Dios». Entonces, es bueno que cada familia descubra su papel misionero, justamente en un momento en el que el planteamiento vocacional hacia el matrimonio cristiano toma nuevas dimensiones y debe asumir nuevos compromisos ante los que no podemos pasar de largo.

Sebastià Taltavull Anglada

Obispo auxiliar de Barcelona

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...