«No cualquier trabajo»

Los movimientos sociales de iglesia se reúnen para celebrar el día del trabajo decente con el obispo Taltavull

«No cualquier trabajo, sino un trabajo decente». Con este lema un conjunto de entidades cristianas celebraron el pasado viernes, 7 de octubre, la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Una jornada que contó también con la asistencia del obispo Sebastià Taltavull que cerró el acto haciendo énfasis en la realidad económica de hoy en día y la

Trabajo decente

Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​Cristianismo y Justicia, la Delegación Pastoral Obrera, la Delegación Pastoral Social, Justicia y Paz, Manos Unidas y Seminario de Doctrina y Acción Social de la Iglesia-SEDASE reunieron más de ciento cincuenta personas que llenaron la Sala de actos de Cristianismo y Justicia.

Con la presentación de un video que visualizaba la realidad de trabajo «indecente» que hoy en día vivimos y la necesidad de dar una respuesta iniciaba el acto. Seguidamente, la militante de la HOAC y co-presidenta del Movimiento Mundial de Trabajadores-se Cristianos-se, Charo Castellón, que hizo una exposición sobre el concepto de Trabajo Decente: de donde nace, con qué necesidad, cuál es su recorrido y la importancia que tiene este hito en el ámbito mundial.

Se continuó con la presentación de la web que se ha elaborado para esta campaña, donde, a parte del vídeo, se encuentra el díptico de difusión con datos muy relevantes sobre la realidad laboral en Cataluña y el manifiesto que se ha elaborado conjuntamente al que se pueden adherir las personas y entidades que quieran.

Taltavull y obispos

Finalmente se concluyó el acto con unas palabras del obispo Mons. Sebastià Taltavull quien resaltó la causa de esta actual situación laboral: ¿Es posible un trabajo decente en esta economía indecente? «Los seguidores de Jesús me tomar conciencia de que la economía no puede ser nunca un absoluto, ni el único ni el último criterio de la valoración del trabajo», dijo Taltavull. El obispo repitió las palabras del papa Francisco citando la Evangelii Gaudium (53) cuando dice: «Así como el mandamiento de ‘no matar’ pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la desigualdad «.

Esta cita, también aparece en la Nota sobre el Trabajo Decente de los Obispos catalanes de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que Taltavull expuso a los presentes. En esta nota, los obispos recuerdan el «compromiso de toda la comunidad cristiana para que todos puedan conseguir un trabajo decente en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana».

Un manifiesto para todos

Con este acto se ponía el punto de salida a la campaña «No cualquier trabajo, sino un trabajo decente» donde estas entidades quieren poner de manifiesto su compromiso de promover oportunidades para que todos puedan conseguir un Trabajo Decente con condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...