Ninguna persona sin hogar, es posible?

Caritas y la Red de Atención a las Personas Sin Hogar se unen con una FLASHMOB para reivindicar una vivienda para todos que

Cajas de cartón para construir una casa, para reclamar el hogar que todos merecen. Alrededor de este acto simbólico Cáritas Diocesana de Barcelona junto con la Red de Atención a Personas Sin Hogar (Xapsll) ha organizado una la flashmob con motivo del Día Internacional de las Personas Sin Hogar.

Sensibilización para un hogar

Se trata del quinto año consecutivo que las dos entidades se unen a plaza Sant Jaume para representar este acto, en el marco de la campaña «Ninguna persona sin hogar», de sensibilización en defensa de aquellos que no tienen un techo. Concretamente en Barcelona, ​​son alrededor de unas 3.000 personas que no tienen donde dormir y están en asentamientos o en recursos residenciales. La XAPSLL trabaja velando para suplir las carencias y las necesidades básicas de aquellos que no tienen hogar, «se esfuerza por dar respuesta a las necesidades de las personas que están sin hogar en Barcelona», explica Jesús Ruiz, el portavoz de la Entidad.

«Hace cinco años, – explica Teresa Bermúdez, de Cáritas y miembro de la Xapsll- aprovechando la resolución del Parlamento Europeo, donde se instaba a los Estados miembros a tomar medidas para que no hubiera nadie en la calle, la Red y Cáritas organizamos esta campaña conjunta que es «Imagina en 2015 sin ninguna persona en la calle», y de hecho cada año me hecho este acto reivindicando eso: acabar con el «sinhogarismo» de calle es posible.

«Porque es posible»

Este año el lema era «Porque es posible. Ninguna Persona sin hogar «declarando así que no es un sueño, sino una realidad que depende de todos. Tere Bermúdez lo argumenta con que «lo demuestran otras ciudades europeas», y «con políticas donde se ponga a la persona en el centro sería posible ninguna persona en la calle». «Detrás de cada dato hay una persona, una vida rota. Queremos recuperar estas personas y dotarlas de unos recursos necesarios y sacarlas de la calle «, declara Ruiz.

Mascaras

A las doce y cuarto todos estaban dispuestos para iniciar la flashmob con una mascara representando la invisibilidad de las personas que sufren en silencio la problemática, que hay que sensibilizar. El acto ha consistido en la construcción de una casa construida por los voluntarios y otros que han participado. Con pancartas para hacer aún más visible la denuncia y las desigualdades que se padecen. Por último, se ha leído el manifiesto de las personas sin hogar, dando voz aquellos que no tienen.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...