Mons. Omella: «Mi propósito es que la comunidad cristiana en Barcelona sea viva»

El arzobispo visita el Casal Loiola y hace una charla abierta a todos sobre la actualidad de la Iglesia, El arzobispo visita el Casal Loiola y hace una charla abierta a todos sobre la actualidad de la Iglesia

Tener esperanza con la Iglesia. Este fue el mensaje central del arzobispo metropolitano de Barcelona, ​​Mons. Juan José Omella, durante la charla abierta que tuvo lugar en el Casal Loiola el pasado sábado 21 de enero.

Confiar con la Iglesia

Con el objetivo de conocer de primera mano la labor pastoral de la fundación, el arzobispo se reunió con los responsables del centro y compartió unas palabras con los laicos que asistieron a la charla sobre la actualidad de la Iglesia. Omella quiso remarcar a los oyentes que «hay que quitarse la idea de que en la Iglesia son pocos«. Según él, la historia de la Iglesia es siempre discontinua. «La estrella que nos guiaba se ha perdido pero no debemos perder la esperanza. Hay que seguir«, dijo. Con la intención de transmitir confianza, citó la espiritualidad del místico francés Charles de Foucauld, quien en vida no convirtió a ningún cristiano en Argelia y después de su muerte su espiritualidad se extendió por todo el mundo.

Para el arzobispo de Barcelona, «nadie ha de perder la esperanza después de 2000 años de historia» y, por lo tanto, defendió vivir nuestra fe como «un regalo único» y «ponerlo todo en manos de Dios«. Para Omella, los jóvenes a veces no se identifican con los cristianos y se alejan de la Iglesia porque «los adultos somos los primeros que no somos coherentes entre lo que decimos y lo que hacemos«. El tono del diálogo estuvo repleto de anécdotas personales del Arzobispo recuperando sus orígenes como rector de pueblo por tierras aragonesas.

Ante la pregunta de cuál es el objetivo que quiere lograr en los próximos cinco años, Omella respondió que «la comunidad cristiana en Barcelona sea viva, sacar los complejos de encima […] Ser una Iglesia en salida. No tumbada en ella misma mirándose el ombligo«.

También alabó el papa Francisco y sus iniciativas, poniendo de ejemplo las Scholas ocurrentes; escuelas destinadas a jóvenes de todo el mundo, integrando estudiantes de escuelas públicas y privadas, de todas las religiones, con el objetivo de educar en el compromiso del bien común. El Sínodo de la Familia y la introducción de encuestas a parroquias son otras iniciativas del Papa que el arzobispo Omella recordó.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...