Miles de personas celebran el Domingo de Ramos en la Sagrada Familia

El cardenal Lluís Martínez Sistach preside la Eucaristía y recuerda durante la homilía porque Jesús murió en la Cruz

La Sagrada Familia ha abierto de nuevo las puertas de su templo para acoger la tradicional misa de Domingo de Ramos, presidida, este año, por el arzobispo emérito de Barcelona, Card. Lluís Martínez Sistach. Miles de familias se han reunido este domingo en el interior y en el exterior de la basílica de Gaudí con palmas, palmones y ramas de laurel y de olivo para dar bienvenida a la Semana Santa.

El Cardenal bendijo las palmas y los palmones de los concelebrantes y los ramos de todos los feligreses para conmemorar la entrada triunfal de Jesús, acompañado de los doce Apóstoles, en la ciudad de Jerusalén.

«Jesús nos ama muchísimo»

Como la basílica estaba llena, tanto dentro como fuera en el exterior, el arzobispo emérito dirigió unas palabras a los asistentes que se concentraban a los pies del templo. Recordó a los feligreses que el Domingo de Ramos «es para acompañar a Jesús en su muerte y en su resurrección«. «Somos muchísimos los que creemos que Jesús es Dios y Hombre y que sabemos que Jesús nos ama muchísimo. Por eso nosotros también amamos a Jesús y lo queremos acomapanyar estos días que recordamos su pasión, su muerte en la Cruz y su resurrección , porque Jesús hizo todo esto para nuestra salvación«, expresó ante los ciudadanos. Durante la homilía, siguió recordando la Pasión de Cristo, destacando que murió «para cada persona para salvarnos y liberémonos del egoísmo y del pecado».

La Pasión continuará en la basílica de la Sagrada Familia hasta el Domingo de Pascua, de nuevo con el arzobispo emérito de Barcelona.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...