Mataró recuerda la generosidad del beato Samsó

La basílica mataronina de Santa María celebra una misa en homenaje al rector mártir de la ciudad, víctima de la persecución religiosa de 1936

El pasado día 1 de septiembre, en la Basílica de Santa María de Mataró, tuvo lugar la Misa para conmemorar la fiesta del beato Josep Samsó, beatificado el día 23 de enero de 2010 en esta espléndida basílica mataronesa. La Eucaristía fue presidida por el obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Sebastià Taltavull, y cinco sacerdotes lo acompañaron concelebrando. Cerca de unas 150 personas participaron de un día tan especial para los feligreses mataronenses.

Vida de entrega

Durante la homilía, el obispo Taltavull destacó la generosidad del beato Samsó, tambien conocido como el «principe de los catequistas»,  por la entrega a esta Iglesia y en Mataró hasta hacer de su ministerio una ofrenda al Señor. Habló sobre la diferencia que hay entre una vida entregada a los demás y una vida centrada en uno mismo. Además, recordó a todos los mataroneses presentes el privilegio por tener un intercesor mártir, recordando que aún hoy hay personas que mueren para dar testimonio de su fe, como el cura asesinado recientemente en Normandía.

Antes de terminar, se veneró la reliquia del beato y se marchó en procesión, cantando el Credo, hacia la capilla del mártir y desde allí se dio la bendición final y la despedida.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...