«Los Caballos de Dios»

El horror del reclutamiento de la yihad llega a la cartelera de la mano del director marroquí Nabil Ayouch

Ya ha llegado a las carteleras una de las películas de más éxito en taquilla del director marroquí Nabil Ayouch, a través de la cual se analiza el horror del yihadismo, y su extensión hacia las sociedades islámicas. El director la hizo inspirándose en la novela Las Étoiles de Sidi Moumen (2010) de Mahi Binebine, que describe cómo funciona el reclutamiento de los soldados, concretamente, desde la experiencia de un grupo de cuatro jóvenes.

Sinopsis

La trama se desarrolla en la ciudad de Casablanca, donde el Yachine, un chico de un barrio de chabola, ha crecido a pesar de las dificultades familiares, protegido por su hermano Hahmid, mayor que él que y con mano de líder entre los grupos del barrio. Después de estar arrestado en prisión, Hahmid sale convertido como un islamista radical y convence al Yachine y sus amigos para que se unan como hermanos suyos. Es por ello que empezarán un entrenamiento moral diario que les hará estar cada vez más ligados a esta red del terror y involucrarse en el atentado que tuvo lugar en 2003 en Casa Blanca, que acabo con 45 muertos .

El miedo a la yihad

El director, que ya había retratado con éxito otras problemáticas sociales en alguna de sus últimas películas, como Ali Zaoua, príncipe de Casablanca (2000) o Much Loved (2015) fue aplaudido por el resultado de Caballos de Dios, que logra posicionar el espectador justo en medio de esta realidad del fundamentalismo. El miedo y el terror que rodea toda esta realidad oculta y tan desconocida traspasa pantalla y llega al receptor que intenta encajar esta tenebrosa moral de la yihad.

Uno de los puntos fuertes que la crítica destaca es su parcialidad cuando no tomar partido ideológico ni religioso, dejando que los hechos fluyan, tal cual van siendo narrados. Asimismo, la misma narración expresa con claridad, a pesar de la complejidad de esta parte del islamismo radical. Como explica Mn. Peio Sánchez «Muestra hasta qué punto la violencia puede entrar en los corazones de las personas cuando desde el fanatismo son torturados».

Según el especialista en cine espiritual, Caballos de Diós nos muestra la deformación de la imagen de Dios, el cual se presenta como «un aglutinador tiránico, que da seguridad pero que a la vez se impone destruyendo la conciencia personal» y «de la oración se pasa a los explosivos «. Se crea una dualidad entre «salvados y condenados» según los que se muestran hermanos de la yihad o los que se oponen.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...