Las Monjas Carmelitas se despiden de la provincia de San Elías

En la Cripta de la Sagrada Familia se reunieron las hermanas de la Congregación para celebrar una misa presidida por el Cardenal Sistach

El pasado sábado se celebró en la Cripta de la Sagrada Familia un misa con la Congregación de las Carmelitas Misioneras Teresianas. Una organización que tiene sus orígenes en el barrio del Carmel y que fue fundada en 1860.

«Somos una congregación creada por el padre Francisco Palau, un carmelita catalán de Lleida, Aitona. Nuestro carisma es la comunión, crear comunión «. La hermana Pilar, una monja de la congregación añade que además su función principal es «amar y servir a la Iglesia a través de escuelas, hospitales o residencias».

Cambios estructurales

Después de una visita guiada por la Sagrada Familia, monjas carmelitas provenientes de diferentes puntos de España asistieron a una misa que fue presidida por el Cardenal Lluís Martínez Sistach y que se celebró con motivo del nuevo cambio estructural que se realizará en la congregación .

«Estamos aquí reunidas para compartir nuestra alegría de todos estos años que hemos vivido juntas como provincia, ya que en el próximo capítulo que se celebrará el próximo diciembre nos uniremos a la provincia de las hermanas de San Alberto de Madrid y crearemos una provincia nueva que será la provincia de Europa y Filipinas», explica la hermana Olga.

Un futuro mejor

Muchas congregaciones están siguiendo esta dinámica de agregación. El objetivo principal es unificar fuerzas y energías, tener una congregación más potente que retorne a los valores esenciales de la Iglesia.

«Es un momento importante de la vida religiosa, de construir juntas, de crear lazos de comunión y de marcar objetivos comunes. Será un cambio positivo tanto para nuestra reanimación espiritual, como de organización de vida», apunta la provincial de San Elias.

Por otra parte, la hermana Pilar considera que «tiene ventajas, ya que ahorraremos personal al  no tener dos provincias, y por tanto, dos gobierno provinciales». Un cambio pues, que pretende reforzar y facilitar el camino a las monjas para seguir haciendo lo que mejor saben: ayudar a la gente.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...