La figura eterna de Llull

Ahora se añade La Cantata de Randa, obra musical de Salvador Brotons a partir de un libreto de Neus Dalmau

Recientemente hemos disfrutado de un excepcional y emotivo espectáculo en torno de quien alguien ha escrito con total acierto «la figura eterna de Llull». Lo estamos descubriendo cada día más. Su búsqueda llena páginas de ensayos, comentarios, estudios y opiniones. Y ahora se añade La Cantata de Randa, obra musical de Salvador Brotons a partir de un libreto de Neus Dalmau, que ha venido a culminar el deseo que ha mantenido casi en éxtasis a todo un público que lo ha seguido sin parpadear. Desde estas sencillas líneas, mi mejor enhorabuena y felicitación a todos los que lo han hecho posible. ¡Qué regalo!

 
Esta versión musical ha embellecido otra vez el hermoso recinto del Palau de la Música y como si le diera una nueva proyección, poniendo de relieve —entre pasado, presente y futuro— que el pueblo venera a Ramón Llull desde hace setecientos años. Tiempo, vida y obra de Llull quedan en ella plenamente representados en los nueve episodios que lo evocan. Desde la ambientación situada en la edad media, pasando por las melodías gregorianas y trovadorescas, la obra —como dice la presentación que se hace de ella— tiene un intenso regusto medieval, con momentos contemplativos y extáticos, otros de gran lirismo y con una apoteósica conclusión.
 
Contemplando a Llull, estamos ante la trayectoria de un hombre polifacético que orienta su vida impresionado por Cristo crucificado, de Quien recibe la inspiración que le abre a todas las dimensiones del pensamiento. El texto expresa maravillosamente su deseo cuando dice que —en la montaña de Randa desea fervientemente que, más allá de sus investigaciones intelectuales, su alma sea tomada por Dios», hasta el punto de que el canto del Veni Creator Spiritus hace de ella emotiva oración. Las palabras finales de la obra muestran la talla humana y cristiana de Llull: «Demanares a l’amic de qui era. Respòs: –D’amor. De què ets? – D’amor. Qui t’ha engendrat? –Amor. On nasquist? –En amor. Qui t’ha nodrit? –Amor. De què vius? –D’amor. Com has nom? –Amor. “D’on vens? –D’amor. On vas? –A amor. On estàs? –En amor».
Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona
Administrador apostólico de Mallorca
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...