Homenaje al diácono Mn. Josep Urdeix

El acto, que inicialmente debía celebrarse en la sala Sant Jordi del Seminario Conciliar se trasladó al aula magna de la facultad de Teología por la gran asistencia de sacerdotes, diáconos, laicos, amigos y amigas de Mn. Urdeix que con su presencia deseaban mostrarle su afecto y reconocimiento. Mn. Urdeix estuvo acompañado en este acto [...]

El acto, que inicialmente debía celebrarse en la sala Sant Jordi del Seminario Conciliar se trasladó al aula magna de la facultad de Teología por la gran asistencia de sacerdotes, diáconos, laicos, amigos y amigas de Mn. Urdeix que con su presencia deseaban mostrarle su afecto y reconocimiento. Mn. Urdeix estuvo acompañado en este acto por su esposa Carmen, por sus hijas y nietos, otros familiares, amigos de la infancia y por los «hermanos», feligreses de Sant Joan d’Horta, etc.

Ocuparon la mesa presidencial, el cardenal arzobispo de Barcelona, Dr. Lluís Martínez Sistach, el obispo auxiliar emérito de Barcelona, Mons. Pere Tena, el Dr. Armand Puig, decano-presidente de la Facultad de Teología de Cataluña, el Dr. Jaume Fontbona, presidente del Centro de Pastoral Litúrgica, el Dr. Jaume González Padrós, director del Instituto Superior de Liturgia de Barcelona, y el mismo Mn. Urdeix.

El obispo Tena glosó la figura y trayectoria humana del homenajeado siguiendo su trayectoria de hombre de cultura y crítica teatral, de acción cultural, de estudioso y de divulgador de la liturgia, excelso en el «ars celebrandi», fiel diácono siervo de los obispos, ministro romano de la Iglesia, hombre de profunda oración, y pastoralista afamado. Para el obispo Tena la «manera exacta y piadosa de servir el altar de Mn. Urdeix es un reflejo de que para él la liturgia es el centro y alimento de su vida cristina». Como obispo agradeció las muchas celebraciones «preparadas por el diácono Urdeix con minuciosidad creativa» y manifestó que para él «la presencia de este diácono en una celebración ha sido siempre garantía del mantenimiento y exactitud del ritual romano».

El obispo Tena destacó entre las muchas aportaciones de Mn. Urdeix la publicación de Cuadernos Phase y la introducción de la oración de laudes y vísperas en la Catedral de Barcelona (actualmente aún en curso).

A continuación, Mn. Jaume González Padrós, expresó la riqueza de la labor realizada por Mn. Urdeix en Cuadernos Phase. Para González Padrós, el estudio de Urdeix ha sido una «verdadera pastoral litúrgica arraigada en fondos solventes y en el magisterio profundo». «Mn. Urdeix – continúa Padròs – es un hombre culto, inteligente, libre y católico, sin complejos antiromanos, que ha bebido de las fuentes verdaderas, consciente de que en ellas buscaba lo mejor para ofrecer lo mejor».

Llegado el turno de Mn. Urdeix, este agradeció profundamente la presencia de tantos y tantos amigos y colaboradores y sorprendió a los presentes con una de sus creativas y profundas disertaciones: las siete bienaventuranzas de la liturgia. (Ofrecemos sólo el encabezamiento)

 

«Bienaventurada tú, liturgia,  por cómo es de santo tu origen y por tener siempre gusto de santidad.

Bienaventurada por ser el lugar privilegiado de encuentro de los cristianos con Dios.

Bienaventurada liturgia porque nos haces pasar de lo visible a lo invisible.

Bienaventurada liturgia, que nos abres la puerta de la tierra prometida y nos haces vivir la realidad de la salvación.

Bienaventurada liturgia, que te expresas y vives en la Iglesia.

Bienaventurada liturgia, que haces que resuene siempre la Palabra de Dios.

Bienaventurada liturgia, tú que eres la única y gran escuela de oración «.

 

Concluyó el acto el Sr. Cardenal Arzobispo de Barcelona, Mons. Lluís Martínez Sistach, que con sentidas palabras agradeció a Mn. Urdeix su dedicación a la archidiócesis y dijo que de él se podían dar por cumplidas las palabras de la Tradición Apostólica «has sido ojos y oídos para el obispo» y destacó «su espíritu de servicio, pastoral, disponibilidad, eclesialidad, competencia y fidelidad al obispo». El Dr. Martinez Sistach acabó diciendo «estoy seguro de que todo lo has hecho por amor a Dios y a su Iglesia».

Acabados los parlamento se sirivió un aperitivo en el claustro y todos los presente pudieron felicitar al que Mons. Tena llamó en su parlamento «el diácono de Barcelona»: Mn. Josep Urdeix Dordal.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...