«Fences»

Una película interpretada y dirigida por Denzel Washington que muestra cómo la amargura del racismo llega a los lazos familiares

Una vez más, el cine espiritual selecciona una película sobre la problemática de la xenofobia en torno a la raza negra, esta vez sin embargo, esta se transmite de padres a hijos. De aquí parte la trama de Fences dirigida por el mismo Denzel Washington, que interpreta uno de los papeles protagonistas del filme ubicado en plena década de los 50 en Pittsburg (California).

Sinopsis

Fences es la historia del Troy, un trabajador del sistema de alcantarillado frustrado por no haber podido alcanzar su sueño de llegar a ser un jugador profesional de béisbol, para que no se admitía jugadores de raza negra en primera división. Todo este despropósito se transforma en amargura, que hundirá el Troy, que actuará con amenaza ante su familia.

La otra cara del racismo

Después de desbordar con diversas interpretaciones el protagonista y director, Denzel Washington (Los siete magníficos, The Equalizer. El protector) destaca una vez más por su actuación. Será decisiva también la interpretación de la mujer, la actriz Viola Davis (Escuadrón Suicida) y el hijo Russell Horsnby (Grimm), todos dos víctimas de la actitud de amargura del Troy.

Según el crítico de cine espiritual con esta película vemos un racismo diferente, aquel que se transmite de padres a hijos. «Todo ello muestra un recital de emoción mostrando hasta qué punto la política puede afectar a los mismos lazos personales», explica Mn. Peio.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...