Emotivo adiós a Isabel Solá, «la monja de los pies»

Familiares y amigos despiden de la religosa en un multitudinario funeral presidido por el obispo Sebastià Taltavull en Barcelona

Solidaridad cristiana para ayudar a los más pobres y a los más necesitados. Así se puede definir Isabel Solá, la monja misionera de la Congregación Jesús-María que murió el pasado sábado en la capital de Haití, Puerto Príncipe, tras ser disparada por dos hombres desconocidos cuando circulaban en motocicleta.

El martes 6 de septiembre, el Colegio Jesús-María de Sant Gervasi celebró una misa-funeral en su recuerdo, donde se  reunieron cientos de personas para darle un último adiós. Entre ellas, la vicepresidenta y portavoz de la Generalitat, Neus Munté, y el director de Asuntos Religiosos, Enric Vendrell.

La directora del Colegio Jesús-María, Sofía Escrivà, inició la ceremonia agradeciendo a todos los asistentes su presencia y los numerosos mensajes de condolencia que recibieron, entre los que resalta la dedicatoria del Papa el día de la canonización de la Santa Teresa de Calcuta.

Solidaridad, educación y desarrollo como legado

El obispo auxiliar de Barcelona, ​​Sebastià Taltavull, durante la homilía, destacó la decisión de la religiosa en aceptar una vida de riesgos sin pensar en salvar su vida, sino en entregarla generosamente por el bien de los más pobres, haciendo cumplir, así , las preferencias de Jesús.  «Solidaridad” adquiere toda su importancia porque nos habla de un amor sólido, fuerte, que no claudica ni se vuelve atrás cuando aparecen las dificultades. A la “solidaridad” ella ha añadido algo muy importante y que tiene fuerza de futuro. Es la “educación” y el “desarrollo”, subrayó el Obispo.

Al terminar la Eucaristía, hermanos y sobrinos de Isabel Solá, recordaron la vida de austeridad, soledad y de condiciones durísimas que vivió, acentuando su admiración por su espíritu de lucha y su gran fe en Dios.

La monja de los pies

Así era conocida en Haití Solá. Por el centro ortopédico y de prótesis que impulsó, gracias a doctores y familiares, para atender a los más necesitados después del gran terremoto que sufrió el país caribeño en 2010.

El jueves 8 de septiembre la religiosa será enterrada en Haití, lugar donde ella siempre deseó descansar.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...