El Cottolengo celebra la Exaltación de la Santa Cruz

Mon. Joan Josep Omella ha presidido la misa que conmemora la Santa Cruz y las bodas de Oro de Carlitos, residente del Cottolengo desde hace 50 años, y las bodas de Plata de Isabelita y Jessica, acogidas desde hace 25 año


Las Hermanas Servidoras del Cottolengo han celebrado una misa con motivo del día de la Exaltación de la Santa Cruz, que conmemora la cruz en la que fue crucificado Jesucristo. La Eucaristía ha sido presidida por el arzobispo de Barcelona, ​​Mon. Juan José Omella, y ha tenido lugar en la residencia del Cottolengo de Barcelona este 10 de septiembre aunque, litúrgicamente, el día de la Exaltación de la Santa Cruz se celebra el 14 de septiembre.

Durante la homilía, el arzobispo Omella ha explicado que la Cruz es el signo de la Pasión de Cristo y un símbolo cristiano que santifica. Pero, aparte de ser un signo de fidelidad y fe, es también un signo de amor que recuerda que «Dios nos ama a todos por igual». La cruz es el recuerdo del amor de Cristo, quien dio su vida por sus amigos. «Es una prueba de su amor», ha defendido el arzobispo de Barcelona.

Además de esta fiesta religiosa, las hermanas y los acogidos también han celebrado las bodas de Oro de Carlitos, quien reside en el Cottolengo desde hace 50 años, y las bodas de Plata de Jessica y Isabelita, quienes suman 25 años en la residencia.

El Cottolengo, una gran familia

El Cottolengo tiene como fin específico entregar la vida al servicio de Jesucristo a través de los pobres y los enfermos más necesitados, formando una familia confiada en el amor de Dios y la adoración constante a Cristo.

La residencia de Barcelona suma más de 200 miembros entre acogidos, voluntarios y hermanas.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...