Clausura del I Centenario de la muerte de M. Encarnación Colomina

Omella celebra una solemne Eucaristía de Acción de Gracias en honor a la confundador de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret

La Congregación de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret clausuró, el 26 de novembre de 2016, el I Centenario de la muerte de su Cofundadora M. María Encarnación Colomina Agustí (1848-1916), cuya causa se halla ya introducida en Roma.

Además de numerosos actos en los colegios de todo el mundo, se celebró una solemne Eucaristía de Acción de Gracias en la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona. La celebración fue presidida por Mons. Juan José Omella Omella, arzobispo metropolitano, y concelebrada por numerosos sacerdotes diocesanos y religiosos Hijos de la Sagrada Familia, entre los que figuraba el P. Jesús Díaz, Superior General.

Transcurso de la Misa

A partir de las cuatro de la tarde el Templo se fue llenando con la afluencia numerosísima de profesores de los colegios de la Congregación en Catalunya, padres, alumnos y allegados. La eucaristía, que comenzó a las seis de la tarde, contó con las palabras del arzobispo que subrayó  que “san José Manyanet y M. Encarnación dieron su vida por presentar un modelo de familia, el de la Familia de Nazaret. Y fueron tenaces y constantes para sembrar una semilla sin la cual hoy la sociedad sería diferente”. Y dirigiéndose a las familias les pidió que “cuidaran la oración personal y familiar, participando en la misa dominical”. M. Encarnación, explicó, era “mujer de oración, mujer de profunda vida interior y dio respuesta a una triple llamada que hoy sienten sus hijas: ser misioneras, ser familia y serlo con el estilo de Nazaret. Porque en Nazaret se vivió el silencio que capacita para la escucha, la sencillez de vida, el respeto, el amor y el trabajo diligente…”. Y concluyó recordando que comenzamos el tiempo de Adviento y pidiéndonos que rezáramos así: “Jesús, José y María, haced de nuestro hogar, el Vuestro”. 

Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret

Cabe recordar que este año las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret han cerrado también la fase diocesana de la Causa de la Sierva de Dios, M. Mª Encarnación Colomina. Un año de gozo y abundantes frutos espirituales por los que dan gracias al Señor y se sienten urgidas a dar respuesta  a Dios a través de la entrega generosa de sus vidas  al servicio de la familia y la educación. Tal como expresó M. Montserrat del Pozo, Superiora General, en su acción de gracias “sentimos una gratitud inmensa hacia  Dios que quiso escoger a San José Manyanet y a M. María Encarnación Colomina para ayudar al mundo a tener la mirada fija en Nazaret, para hacer presente el valor de la educación y la familia, para colaborar a fin de que cada hogar sea un Nazaret”.

M.ª Encarnación, cuyo nombre fue compendio y lema de su existencia en Nazaret, vivió comprometida con el ideal de renovar la familia cristiana ofreciendo a todos el modelo de la Sagrada Familia, Jesús, María y José. Una misión y carisma, heredados de san José Manyanet, de plena vigencia y actualidad.

Fuente: P. Blanquet

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...