Castelldaura pone acento en la ecología, un tema de actualidad

El cardenal Lluís Martínez Sistach anuncia un congreso internacional sobre la Laudati Si 'y las grandes ciudades en Río de Janeiro

Las 52 Jornadas de Castelldaura han comenzado este martes con reflexiones sobre la historia, el fundamento y las virtudes de la ecología. Los ponentes han dicho que es una cuestión «de vida o muerte», un «reto educativo», y un debate enriquecido por la «dimensión espiritual» que aportan las religiones.

Un año y medio después de la publicación de la encíclica Laudati Si ‘, el cardenal arzobispo emérito de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach, destacó que hablar de la ecología es un tema «actualísimo», porque es «una cuestión de vida o muerte, quizás no tanto para nosotros mismos, pero sí lo es para la debida conservación de la naturaleza y las generaciones que vendrán detrás nuestro «.

Congrés internacional 

Por ello, en la inauguración de las 52 Jornadas de Castelldaura, destacó que «nos interpela a todos, no sólo a los científicos, nos afecta a todos y pide la implicación de todos para encontrar soluciones» que siempre si no se concretan en una «conversión personal» serán insuficientes. Sistach ha aprovechado para anunciar un congreso organizado por la Fundación Antoni Gaudí al respecto que se celebrará del 13 al 15 de julio en Río de Janeiro con líderes políticos, religiosos y académicos.

Reto educativo

El magisterio de la Iglesia hace siglos que alerta de la necesidad de cuidar mejor la creación, tal y como ha apuntado el cardenal arzobispo emérito de Palermo Salvatore De Giorgi, que ha hecho un repaso histórico del pensamiento ecológico en la Iglesia. De Giorgi, que ha sido calificado por Sistach como «uno de los cardenales más simpáticos del colegio cardenalicio», ha apuntado que «la conversión ecológica es un verdadero reto educativo».

Por este motivo ha dicho que conviene «recuperar los diferentes niveles del equilibrio ecológico: el interior, con un mismo, el de la solidaridad, con los otros; el natural, con todos los seres vivos; lo espiritual, con Dios «. Recogiendo palabras del papa Francisco, De Giorgi dijo que «la tierra es maltratada y saqueada, y en consecuencia se queja, y sus gemidos se unen a los de todos los pobres y todos los descartados del mundo».

Debate ecológico

Las religiones no pueden quedar al margen del debate ecológico, porque «aportan riqueza», ya que «no se puede sostener que las ciencias empíricas expliquen completamente la vida, el entramado de todas las criaturas y el conjunto de la realidad», dicho el profesor de filosofía de Universidad Ramon Llull y de la facultad de Teología de Cataluña, Mn. Miquel Ramon.

En cambio, «el cristianismo educa en una mirada contemplativa y sobria, en disfrutar sin obsesionarse por el consumo» porque «no todo lo importante de la vida se reduce a lo que producimos». Ha destacado, en este sentido, el ejemplo de la biodiversidad que debe ser garantía de poder tener más elementos que puedan ayudar en un futuro a la vida del hombre.

Esperanza

Tras repasar los indicadores ecológicos de los últimos 20 años, el consultor ambiental Josep M. Mallarach concluyó que «el colapso no es algo de futuro, ya estamos cayendo», y dijo que personalmente no tiene «motivos para la optimismo, pero la esperanza tiene raíces mucho más fuertes «. Subrayó que si después de décadas de educación ambiental se ha avanzado tan poco, «es porque falta la dimensión espiritual». En este sentido, dijo que «una relación virtuosa con la creación pide la oración con la naturaleza y por la naturaleza».

Mallarach apuntó que mientras «el consumismo crea angustia», (…) «el cristianismo educa en una mirada contemplativa y sobria, en disfrutar sin obsesionarse por el consumo». Apuntó que la conversión ecológica resulta difícil porque los precios de las cosas no reflejan los costes ya menudo la opción más económica es aquella que genera más costes, y que no nos preguntamos dónde van a parar los impactos negativos de nuestras acciones como la beber agua embotellada, encender la luz o comer carne.

Mañana, más

Las jornadas continúan el miércoles. La mesa redonda de este año será un diálogo entre Lucas Torcal, actual procurador general de la Orden del Císter, físico, filósofo e impulsor de la conversión ecológica de Poblet; y, Silvia Albareda, directora de la oficina de sostenibilidad de la UIC. El director de CatalunyaReligió.cat, Jordi Llisterri, moderará la mesa redonda. Emilio Chuvieco, catedrático de ética ambiental, explicará qué se puede hacer desde las parroquias para avanzar en la conversión ecológica. Por su parte, Joan Costa, profesor de la Facultad de Teología, hablará de la relación entre la ecología y la pobreza.

Fuente texto: OPUS DEI

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...