Carta de la pastoral de tráfico

La delegación pide cordura y responsabilidad a los conductores y peatones ante su movilidad en las ciudades y ,concretamente, en las vías de circulación

Un año más estamos a las puertas de la fiesta del patrón de los conductores y, me atrevería a decir, de todos aquellos que nos movemos de manera permanente por las calles de nuestros pueblos y ciudades y que formamos parte de la movilidad.

De manera tradicional la figura de St. Cristóbal con el Niño sobre su hombro es la que nos debería hacer reflexionar que nosotros, conductores o no, siempre tenemos que llevar sobre nosotros la responsabilidad de todos nuestros actos y, además, si tienen relación con el mundo del tráfico.

Últimamente estamos leyendo, escuchando o nos comentan del aumento de los accidentes en nuestras carreteras y ciudades. Y si nos han golpeado los accidentes del autocar en Freginals, los 7 muertos en un choque frontal en Girona, la muerte de un niño que iba con la madre circulando por el lugar correcto de una carretera y es muerto por un conductor que huyó, también lo son el goteo de heridos y muertos por otras causas: ciclistas, motoristas, peatones despistados atravesando una calle, etc. que día a día llenan páginas de periódicos y televisiones.

¿Dónde está el sentido de la estimación de la vida que nos han dado, sin pedirla, y el uso que hacemos de la misma? Cada vez observamos y también tenemos más desazón, tensión, egoísmo y falta de valores por donde vamos, seamos peatones o conductores. No nos damos cuenta de que nuestras «falsas preferencias» son erróneas y como consecuencia, todos de una manera u otra podemos provocar el indeseado accidente. Y sean muertos o heridos de diferentes escalas de gravedad se van sumando, en concepto de porcentajes y números, respecto a los años anteriores y los heridos graves y muy graves siguen aumentan y, en muchos casos, sin posibilidad de reintegrarse a la vida casi normal.

Una vez más desde esta Pastoral del Tráfico nos unimos a todos aquellos que velan por nuestra seguridad pero recordando que sólo es nuestra la responsabilidad y conseguir llegar contentos y satisfechos al punto de destino.

Y, sobre todo, ahora con el buen tiempo los desplazamientos serán más frecuentes, más vehículos por todas partes y nos debemos proponer que la cordialidad, la educación vial y nuestro juicio sean la constante para conseguir el mejor de los resultados que es el de llegar sanos, bien y con una sonrisa.

San Cristóbal y cada uno de nuestros santos que llevamos como nombre nos ayuden a transmitir el mensaje de Jesús: amaos como yo os he amado.

Esteve Rifà Casals

Colaborador de la delegación diocesana de la pastoral del tránsito

Programa San Cristóbal

En la diócesis de Barcelona tendrá lugar la tradicional bendición de vehículos en diferentes parroquias:

Bendición de vehículos por San Cristóbal. Domingo 10 de julio se bendecirán coches, bicicletas y otros vehículos, de las 10 a las 12 h, y de las 18 a las 20 h. Se bendecirá el roscón de San Cristóbal y se repartirán recordatorios y lavanda con la imagen del santo. En la Parroquia de la Concepción (c/ Aragón, 299). Para más información: www.parroquiaconcepciobcn.org

175º aniversario de la parroquia de San Cristóbal de Premià de Mar (Plaça Ajuntament, 2). Domingo 10 de julio a las 11 h, misa de oficio solemne presidida por el señor cardenal Lluís Martínez Sistach. A continuación, bendición de vehículos.

Capilla de San Cristóbal del Regomir. (c/ Regomir, 5). Domingo 10 de julio, festividad de San Cristóbal, misas a las 8 y 19.30 h . Bendición de automóviles de 9 a 14 y de 17 a 19 h; a las 13 h bendición de coches antiguos; baile de gigantes a las 20 h , delante de su patrón.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...