25 años como formador en el Seminario

Mn. Josep Serra se despide de los seminaristas y formadores en sus bodas de plata con un acto de homenaje

Entró como formador en el Seminario Conciliar de Barcelona en 1991, y ahora, veinticinco años después, Mn. Josep Serra cierra este periodo por las aulas. Con motivo de este 25 aniversario y para despedirlo, los miembros del Seminario organizaron una celebración de homenaje para agradecer a Mn. Serra todos estos años de dedicación al lado de los formadores y de los seminaristas.

Despedida

Seminaristas, formadores, familiares y los más cercanos a Mn. Josep Serra asistieron al acto de celebración y despedida, que comenzó con la celebración de la Eucaristía, presidida por el protagonista del homenaje, Mn. Serra.

Seguidamente, en el Aula Magna se reunieron todos los asistentes para ver la proyección de un vídeo conmemorativo de estos 25 años, hecho por los formadores y seminaristas, que subrayaban los cuatro pilares de lo que ha sido su maestría: el amor a la Iglesia, el amor a su vocación sacerdotal, el amor a su tierra y a sus montañas y, finalmente, el amor a la música y el canto. Un legado lleno de dedicación hacia los seminaristas, que le obsequiaron con un cuadro de fotografías de estos años.

«Con corazón y alma»

«Nunca habría pensado que me llamarían para este ministerio» – recuerda Mn. Serra, el cual expresa el privilegio por haber estado al lado de los seminaristas. Este expresó en declaraciones su alegría por haber podido «acompañar a los seminaristas y disfrutar de toda su fuerza e ilusión de fe, esperanza y deseo para trabajar sus personas y sus vidas», añade. Para todo formador, asegura Mn. Serra, es esencial crear un «clima de confianza y afecto» entre los formadores y los seminaristas a los que les aconseja «no tener miedo» y que se entreguen con «corazón y con alma a Dios».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...